textos persuasivos

CÓMO REDACTAR TEXTOS PERSUASIVOS

Antes de redactar cualquier texto  persuasivo, lo primero que debes hacer es definir qué objetivo persigues con ese texto.  Esto va a determinar su éxito o fracaso en la consecusión de tus propios objetivos de negocio.

 

Tienes que partir de una definición muy clara sobre el objetivo de marketing de tus textos.

 

¿Cómo redactar textos persuasivos?

 

Empieza por escribir libremente sobre el asunto que quieres tratar, tu producto o servicio, tus clientes, el contexto, etc. Esto te va a ayudar a definir tu objetivo con claridad. Una vez que lo tengas identificado podrás empezar a escribir el texto en sí.

 

¿Cómo sabes si tienes un objetivo correctamente definido?

 

Para saber si has empezado con buen pie, un objetivo de marketing (y de cualquier tipo) debe cumplir con las siguientes premisas:

 

  • Ser específico.
  • Ser medible.
  • Ser realista.
  • Estar dentro de un marco temporal.

 

Supongamos que eres un entrenador personal y has desarrollado un plan de entrenamiento para vender online.

 

Podrías decir que tu objetivo es persuadir a todas aquellas personas interesadas en mejorar su físico, de que pueden lograr sus metas de fitness usando tu programa.  Para convencer a estas personas vas a mostrar evidencia de que eso es posible, de que hay gente que ya lo ha logrado y de que se puede alcanzar esa meta en un determinado plazo de tiempo.

 

Una vez que tienes un objetivo claro, ya puedes empezar a estructurar tu mensaje de venta.

 

Sigue estos pasos sobre cómo redactar textos persuasivos:

 

1) Crea un titular que capte rápido la atención de tu público objetivo

Aquí tienes un post completo sobre cómo crear titulares que inviten a leer cualquier texto de venta que escribas.

 

2)  Haz una introducción basada en el titular que has creado.

 

Aquí lo importante es que te enfoques en la promesa que has hecho con tu titular y en su cumplimiento, para no decepcionar a tu lector.

 

Supongo que te ha pasado que empiezas a leer un texto porque el titular te ha interesado y resulta que lo que lees a continuación no tiene nada que ver con ese título. Esa es la fórmula ideal para enfadar a un lector y matar un venta.

 

Otro punto importante es que debes hacer que la introducción sea creíble, por ejemplo utilizando estadísticas y datos objetivos que desde un principio den credibilidad a lo que vas a contar.

 

Decir cosas normales sin insultar la inteligencia de la gente. Prometer cambiar una vida en 2 meses….no. Si quieres aprender cómo redactar textos persuasivos tendrás que esforzarte mucho más y salir de las cosas habituales que se leen en anuncios, redes sociales y textos de venta.

 

Si tienes dudas sobre el interés de tu introducción, puedes compartirla de forma reducida en alguna de tus redes sociales y valorar si tiene o no engagement. Si ves que no genera interés, modifícala.

 

Una táctica interesante es crear controversia: señalar que una creencia popular extendida no es correcta o no es del todo acertada suele funcionar. También puedes revelar algo que normalmente no se evidencie.

 

Por ejemplo: «seguramente has escuchado que una excelente manera de mejorar tu composición corporal y perder grasa es salir a correr. En este post te explicaré las razones por las cuales esa creencia es falsa y cuál es la mejor manera de mejorar tu físico y tu salud».

 

En el momento en que cuestionas una creencia extendida, picas la curiosidad para continuar leyendo. Aplica esto al contenido que quieres promocionar y verás cómo la mayoría de las veces funciona.

 

3) Ataca la objeción principal que tiene tu público objetivo.

 

«Ve a la yugular» de ese esa barrera mental u objeción que tiene tu cliente para contratar tus servicios o comprar tu producto, como parte de la introducción a tu texto.

 

Tomando como referencia el ejemplo que te daba en el punto anterior,  podrías escribir lo siguiente: «No necesitas dos horas diarias de ejercicio físico para mejorar tu composición corporal y perder grasa, con solo media hora diaria puedes lograr perfectamente tus objetivos de fitness».

 

¿Por qué decir esto?

 

Porque la objeción principal de la gente es la falta de tiempo para poder ponerse en forma.

 

Si se trata de un email, puedes ser más directo y dirigir directamente a tu audiencia hacia tu oferta. Por ejemplo: si quieres saber cómo es la rutina de entrenamiento ideal para perder grasa  haz clic «aquí».

 

Si se trata de una página de venta, debes continuar tu texto explicando cuál es tu propuesta y eliminando objeciones, poniendo el foco en todos los beneficios de los servicios que ofreces o de tu producto. Sobre cada una de las características de tu producto debes transmitir los beneficios que tendrá para tu cliente esa característica.

 

Si has escrito un artículo de blog o un ebook  también debes basar tu texto en los beneficios y ventajas de tu propuesta, pero en este caso será muy importante informar y educar con datos objetivos, haciendo también énfasis en la bondad de tu oferta de servicios.

 

4) Entra en el cuerpo del contenido.

 

Después de hacer una introducción con suficiente gancho, debes entrar ya en la «chicha» del contenido. La información que vayas a compartir depende de ti, pero es importante que cuides la forma en que la compartes.

 

Recuerda la importancia de mantener siempre la atención del lector. De crear un ritmo de lectura que sea entretenido y que no aburra. Te indico algunos tips:

 

– Facilita todo lo posible la lectura del texto:

  • Usa subtitulos, viñetas y negritas. Pero todo en su justa medida. Resalta lo que sea necesario hacer más visible. Si en cambio llenas tu texto de cositas lograrás el efecto contrario.
  • Pon imágenes que causen impacto o interés. Recuerda mencionar al autor si no son tuyas.

– Dale ritmo al texto:

  • Alterna frases cortas y largas, para evitar la monotonía.
  • Haz párrafos cortos. Idealmente de no más de 5 lineas.
  • Utiliza elementos de transición para darle sentido de unidad y coherencia a tus textos.  Pasa de un párrafo a otro con naturalidad: «Por ejemplo…». «Lo que quiero decirte es…» «¿Recuerdas…..?». «Porque…» «Y por eso…».

 

Y por último, imprime tu propia personalidad en todo lo que escribas. Observa estos consejos, pero procura siempre ser tú mismo.

 

Ahora ya sabes cómo redactar textos persuasivos. ¿Conocías esta estructura para escribir textos de venta? Cuéntamelo en los comentarios.

 

Comparte si te ha gustado y no olvides descargar el ebook con los 17 consejos para escribir los textos de tu página web.

 

Que tengas un feliz día.

Suscríbete a mi lista de correo para recibir consejos sobre escritura persuasiva en perfiles profesionales y de negocios

 

Suscríbete a mi lista de correo para recibir consejos sobre escritura persuasiva en perfiles profesionales y de negocios