copywriting para fitness

cómo escribir los textos web de un negocio de fitness

En una entrada anterior de este blog te explicaba la importancia de tener una buena estrategia de marketing para atraer clientes a tu negocio de fitness.. En este post te hablaré concretamente de cómo escribir los textos web de un negocio de fitness. Lo que te voy a contar es útil tanto para escribir los textos tu web, como para tus posts en redes sociales.

 

Yo siempre aconsejo poner energía en los textos de tu página web, dado que en la página web eres tú quien manda y donde te liberas de todo el ruido de las redes sociales. Sea como sea, los consejos son útiles para ambos casos.

 

Vamos a ello.

 

1) Entender el poder de la comunicación escrita y cómo funciona el copywriting.

 

Nadie niega que las imágenes llamen la atención, pero como en otros negocios, en el de fitness van perdiendo impacto a fuerza de repetir la misma foto, en diferentes versiones, una y otra vez. El mismo tío gordito (antes) junto (al después) del tío super cachas.

 

¿No te aburres de ver las mismas fotos del antes y después en los posts de tus colegas? A tus clientes les pasa lo mismo.

 

Lo mismo ocurre con los textos. Sigo a muchos entrenadores personales y la originalidad suele brillar por su ausencia. Además, cuando repites un mismo mensaje, este se convierte en un mensaje «ciego», invisible. Nadie se fija. No queda en la cabeza de nadie, porque no es capaz de llamar la atención de nadie.

 

«Asesoramiento y seguimiento personalizados»

«planes personalizados y flexibles»

«Gana fuerza en 4 semanas»

«Pierde grasa en 30 días»

Y más de lo mismo…

 

¿Te suena, verdad?

 

Asi que lo primero es entender el poder de la comunicación escrita. Es mentira que la gente no lee en internet. Claro que lee. Todos leemos, pero nos fijamos y leemos aquello que conecta dentro de nuestras cabezas, aquello que de verdad nos interesa.

 

Lo único que hace verdadera diferencia en un contenido digital son los textos. Y más tomando en cuenta que la mayoría de las personas navegamos a través del móvil, con lo cual las fotos pierden necesariamente impacto.

 

Así que es muy importante saber cómo escribir los textos web de un negocio de fitness, para dar el mensaje adecuado y diferenciarte de la mayoría.

 

2) Conocer a tu público.

 

Esto lo habrás leído miles de veces, también en este blog. Es así, hay que saber a quién le escribes. Si no, todo esfuerzo de comunicación será en vano. Pero te pido que pienses un poco más allá.

 

¿Qué quiero decir?

 

Que lo obvio es pensar en tu público en términos demográficos (edad, sexo, género, nivel socioeconómico), pero debes dar un paso más para entender el «dolor» que tienen en común muchas personas y que tú puedes solucionar con tus asesorías, programas o planes de entrenamiento personalizados. «Golpear» en esa base.

 

Te doy un ejemplo. Muchísima gente, mucha, aunque no lo parezca por la cantidad de fotos estupendas que vemos en Instagram, sufre ansiedad, estados depresivos, se pone nerviosa, triste y, además, llora. Tiene estrés y duerme mal. Y estan hartos de Mr. Wonderful y del pensamiento positivo. A mí también me pasa.

 

Se sabe que la actividad física es crucial en el tratamiento de la depresión y de la ansiedad. Existen estudios que inclusive equiparan el efecto de su práctica con el uso de antidepresivos. De hecho, muchas personas hablan del bienestar emocional que obtienen cuando hacen deporte.

 

Esos son puntos de dolor comunes de mucha gente a la que que puedes llegar como profesional del fitness con el mensaje adecuado.

 

3) Escribir pensando en tus clientes, no en tus colegas de profesión.

 

Este es otro error habitual en los entrenadores personales. Que parece que escriben para sus colegas. No hay quien les entienda. Tus colegas no son tus clientes.

 

Tienes que ser capaz de escribir para personas que no están familiarizadas con el vocabulario de fitness. Hay posts llenos de tecnicismos que de verdad no invitan a seguir leyendo, porque desde la primera fase, no sabes ni de qué te hablan.

 

Recuerda que tu objetivo debe ser siempre que tu cliente te entienda. No puedes hablar de movilidad de la pelvis y cosas así, cuando mucha gente no sabe ni lo que es una sentadilla. Ni para qué es útil mover bien aquella ni para qué sirve la otra.

 

4) Crear el mensaje del ascensor.

 

Esto es un invento yanqui, me parece. Digo, la frase. Asi se ha popularizado, por eso la pongo tal cual. En realidad, consiste en crear un mensaje claro, corto y sencillo (el que te daría tiempo en transmitir si vas en un ascensor con tu cliente).

 

El objetivo es que el mensaje sea directo y que transmita al menos un beneficio muy importante para tu cliente.

 

Por ejemplo: Ayudas a personas deportistas a recuperar lesiones mediante un programa especial de movilidad y ganancia de fuerza, adaptado a cada circunstancia.

 

5) Saber que el mayor atractivo de tu negocio eres tú.

 

¿Qué quiero decir con esto? Que cuando la gente compra un programa de entrenamiento, no compra ese programa, te compra a ti. Las personas conectamos con otras personas. Es así. Es importante que esto lo tengas claro.

 

Para potenciar tu atractivo como negocio de fitness, hazte las siguientes preguntas:

 

  • ¿Mis programas de entrenamiento transmiten mi personalidad? Si la transmiten, entonces necesariamente son diferentes que el resto, porque no hay nadie como tú.
  • ¿Puedes hacer llegar tus programas o asesorías de una forma original que nadie o pocas personas usen?
  • ¿Tu negocio tiene algo especial o diferente que sepas que tus clientes encuentran útil y que nadie ofrezca?

 

Todo eso debes escribirlo en tu web o en tus posts. Así se construye tu imagen de marca, que debe ser única para destacar.

 

6) Pinchar las emociones de tus clientes.

 

El buen copy es siempre emotivo. No hablo de montar un drama, sino de ir a la cabeza de tus clientes. Eso es lo más importante. Escribir sobre aquello que les lleve a realizar una acción. En este caso, comprar tus programas o contratar tus servicios de entrenamiento personal.

 

¿Cómo puedes hacer esto? Tienes que investigar, investigar, investigar. Salir de tu propia cabeza, dejar de contar las cosas que son interesantes para ti y contar aquello que es importante para tus clientes. Saber qué les motiva, qué les preocupa, dónde están sus frustraciones, etc.

 

En el momento en el que escribas de esta forma, se producirá la magia y la conexión. Estarán dispuestos a comprar lo que tú les ofreces.

 

Por eso es tan importante saber cómo escribir los textos web de un negocio de fitness. Los textos bien dirigidos son los que hacen la conversión.

 

7) Buscar empatizar.

 

Seguro que hay algo en tu historia personal que conecta con tus clientes.

 

No hace falta que sea un relato épico de superación. Son las historias sencillas las que logran esa conexión, porque la mayoría de la gente tiene vidas normales, con pequeños grandes logros. Habla de los tuyos. Demuestra que aunque NO todo es posible, sí hay objetivos motivadores que están al alcance de la mayoría de los mortales.

 

Cómo llegaste donde estás, qué obstáculos has tenido que superar, los errores que has cometido en el camino, los éxitos alcanzados. Cuenta tu historia. Las historias venden y se quedan en la mente de los clientes.

 

Y por último,

 

8) Escribir buenos titulares.

 

Tienes que escribir títulos que paren en seco a tu cliente. Que no pueda evitar hacer clic y leer todo el contenido. ¿Cómo escribir buenos titulares? Te lo explico en este post.

 

Como ves, escribir un buen copy es una tarea compleja. Aquí te dejo algunas directrices. Si necesitas ayuda para elaborar los textos de tu página web o redes sociales, ponte en contacto conmigo.

 

Que pases un feliz día.

Suscríbete a mi lista de correo para recibir consejos sobre escritura persuasiva en perfiles profesionales y de negocios

 

Suscríbete a mi lista de correo para recibir consejos sobre escritura persuasiva en perfiles profesionales y de negocios